¿Dónde estamos ?

en el Albergue - Das Animas

C/ Campo Bajo 3  24524 Ambasmestas - León - España

 

¿Quienés somos?

  • Hola, me llamo Ulrich Schnepf
Nacido: 1959, y jóvenes se mantuvo (al menos en el espíritu)
Casado desde: 2004, con Sabine
Orgulloso de: nuestros niños: Melanie, Dominic, Vanessa, Rebecca, Barbara, asi como nuera y yernos
También orgulloso de: los nietos: Melinda, Liam, Lenny, Jonathan, Johanna, Noah
Formaciónes:

minoristo, maestrío de industrial, técnico economista,

auditor de gestión de calidad

Mi animar:

organización, trabajo estructurado, capacidad de gestión,

el pensamiento positivo, escrupulosidad

Mi preferencias: todo lo que con cocina, un bueno hospedador, senderismo, la peregrinación, las montañas y el mar, bricolaje

  • Hola, me llamo Sabine Schnepf
Nacido: 1959
Casada desde: 2004, con Ulrich
Me gusta:

nuestros niños: Barbara, Melanie, Dominic, Vanessa, Rebecca, y nuestros nietos: Melinda, Liam, Lenny, Jonathan,

Johanna, Noah

Formación: perita industrial
Mi animar: fiabilidad, escrupulosidad, el pensamiento positivo
Mi preferencias:  yo Amor de la naturaleza, leer, el mar, las montañas, senderismo, calcetinos de punto

Lo que estamos para

 

Hoy en día vivimos en una era de la globalización.

Estos bienes, tales como tiempo, silencio y autenticidad se han convertido en bienes de lujo.

  • Tiempo

El lujo es lo que no se tiene, pero quisieras tener, es por ello que el tiempo al ser algo escaso es un lujo hoy día. Las normas y estructuras nos limitan nuestra rutina diaria.

En definitiva: el tiempo libre es un lujo

  • Silencio

¿Donde podemos encontrar paz y tranquilidad hoy?

En oficinas, fábricas, tiendas y también la mayoría de los restaurantes no nos resultará fácil de encontrar. Incluso al caminar en la naturaleza, está contaminada por el ruido del tráfico, ruido de los aviones, cortadoras de césped, sopladores de hojas a otros ruidos molestos

En definitiva:  aquí puede escapar de estas molestias, disfrutando de este lujo

  • Autenticidad

Los valores no son sólo abstractos son accesibles y cercanos.

Hoy en día, donde las tiendas y supermercados con sus promociones de descuentos y ofertas baratas intentan ganar cuota de mercado, el buen hacer antiguo gana cada vez más importancia. Productos de la región, caseros y auténticos como un pedazo de tu casa. La tradición y la naturalidad como un signo de autenticidad son cada vez más apreciados.

En definitiva: la autenticidad es un lujo personal

 

 

Renuncia como una pieza de lujo

En un tiempo donde, el lujo es un término difuso, no precisamente definible y la búsquenda de metas cada vez más altas se ha convertido en el compañero constante de la vida cotidiana, no se puede sólo medir el lujo o riqueza en términos económicos..

El lujo se ha convertido en un aspecto personal y cada persona lo define de forma diferente. En los países ricos una cuenta bancaria bien llena o una mansión en el lago se iguala la riqueza con el lujo, mientras una comida diaria es considerada un lujo en los países pobres.

Aquí no parece que el lujo sea algo malo. Todos queremos lujo, cada uno a su manera. Lo siguente viene de Oscar Wilde. "Soy una persona modesta, quiero lo mejor".

Además, lo mejor no será siempre el más caro. El lujo debe ser auténtico sin etiquetas.